Quiénes somos

Image
Nuestra historia

Trufa Mudéjar

Trufa Mudéjar somos una empresa familiar de tercera generación que inició su andadura en 1984 por José Yago y Emilia Villalba con la idea de conseguir una producción de trufa negra suficiente para poder acceder al canal de la comercialización, pero sin perder la premisa de que tanto el proceso como el fruto final fuesen 100% natural.

Todo esto no habría surgido sin José, que se inició en la recolección de trufa acompañando a franceses de la zona del Périgord, Sarlat que se acercaban en temporada a los montes de Teruel a cazar trufa.

El reto en aquel momento era enorme ya que la tuber melanosporum es en principio un producto silvestre que nace de forma espontánea en las zonas más insospechadas y en los años 80 no se había desarrollado aún un tejido productivo de trufa, ni había espacios de puesta en común de conocimientos como los que tenemos hoy en día. La búsqueda y recolección de la trufa de Teruel era un legado que pasaba de padres a hijos, en el que cada recolector tenía su particular forma de proceder, aprendida con los años en base al método de prueba y error. El ciclo de crecimiento de la trufa tiene aún hoy algo de misterio, pero si retrocedemos a aquellos años el conocimiento de su ciclo y de las condiciones que lo condicionan era poco menos que magia.

En ese contexto la familia puso a investigar qué condiciones debían darse para propiciar una producción de calidad. Tras años de observación y estudio, acompañadas en nuestro caso de pruebas y ensayos, se llegó al consenso que los parámetros imprescindibles para obtener una trufa negra de excelente calidad son cuatro:

Especie arbórea

Una especie arbórea que dé de manera natural esporas que se filtran en el suelo para que puedan germinar en el fruto de la trufa negra.

Clima

Climas extremos con veranos calurosos e inviernos fríos.

Terreno

Terrenos con suelos adecuados para favorecer el desarrollo natural del fruto y a una altitud de 1100m.

Suelo

Un suelo con un grado de pH entre 7,5 y 8,5.

En cuanto al árbol más adecuado, tras muchos injertos y selección de especies, nos decidimos por un tipo de Quercus Ilex comúnmente denominada encina, la cual es autóctona de la zona donde tenemos nuestras plantaciones, ya que produce una mayor cantidad de esporas de alta calidad.

Las condiciones meteorológicas tan extremas permiten la germinación de las esporas consiguiendo que el micelio inocule año tras año las raíces y de esta manera reactive la actividad de las micorrizas, todo esto sucede en primavera-verano con las altas temperaturas y poco a poco vayan madurando en otoño-invierno hasta su posterior recolección entre noviembre y marzo.

Después de casi dos décadas consiguen las fincas actuales sitas en Teruel, España. Estas fincas reúnen los cuatro requisitos necesarios para la producción de Tuber Melanosporum, permitiendo obtener un producto de altísima calidad con una textura especial y aromas intensos, de un sabor único y distintivo, consiguiendo la mejor trufa del mundo.

En el año 2004 se inician los trabajos para vallar perimetralmente las fincas, protegiéndolas así de la intrusión de animales salvajes como el jabalí para el que la trufa es un auténtico manjar.

En estas fincas se plantaron los árboles obtenidos de la injertación realizada durante años. Las plantaciones se dotaron de infraestructuras como el sistema de riego controlado microaspersión para que las plantas dispongan de la cantidad necesaria de agua en cada momento.

Realizadas las inversiones y tras el plantado hubo que esperar una media de 10 años para que los árboles comenzarán a producir la tan ansiada trufa negra. La espera fue tensa y se hizo larga, pero los resultados posteriores avalan las esperanzas que habíamos depositado en nuestro trabajo previo.

Desde hace más de una década las fincas se encuentran en plena producción y los nietos de José Yago y Emilia Villalba obtienen anualmente cosechas naturales, siendo esta la tercera generación dedicada a la explotación de este deseado producto.

Siempre pensando en el medioambiente, conseguimos que nuestra trufa sea 100% natural.